Blogia
Limoncello

los amantes del círculo portugues

los amantes del círculo portugues

En un momento de cierre inesperado de cosas en mi vida, como en los amantes del círculo polar y donde andaba girando por las mismas latitudes sobre el mismo eje, Portugal ha sido un bálsamo de puestas de sol y despedidas circulares en cada final de día, a las luces y sombras de esos parajes hermosos y poco transitados que hemos ido buscando en nuestro viaje.

 

Primero fueron acantilados al norte del Cabo San Vicente a los que había que acceder a través de caminos secundarios y sin señalizar. Luego nos dirigimos a la sierra de Monchique que está situada dentro de un maravilloso parque natural a poca distancia de la costa y alguna caminata ligera, para finalmente terminar de nuevo visitando playas en busca de un sol que se ha prodigado poco estos días de Semana Santa.

 

Ahora toca liarse la manta a la cabeza otra vez..que también me gusta mucho. Preparar con mucha ilusión el gran viaje de verano y asentar otros asuntos importantes. El radio de los círculos concéntricos en los que centrifugaba las ansiedades desde hace unos meses empieza a  ser mínimo y ahora parece que ya va tocando a su fin este ciclo, pero nunca se sabe, este dichoso inconsciente es muy puñetero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres