Blogia
Limoncello

señales

señales

Vengo de un maravilloso concierto de música iraní, y una vez mas como en todos estos días-semanas, alguna señal ha aparecido ante mi. Quiero abrir una sección en este blog sobre eso, sobre esas micro vivencias que casi lo son todo, porque una va andando por la vida y aparecen momentos especiales, desde historias en un supermercado, hasta conexiones profundas con desconocidos en el espacio blogero, o conversaciones surrealistas en una habitación de hospital, y en realidad, todas tienen algo en común...todas conmueven algo muy profundo que tiene que ver con los anhelos, con los sueños, con los traumas infantiles, con todo eso que vamos dejando aparcado para no se sabe cuando y que son la esencia de una vida....

Quizás andaba como una autómota disfrutando de la vida, de los placeres y de las rutinas de ocio, y atendiendo hechos mas dramáticos que surgen siempre de forma inevitable, sin pararme a escuchar los latidos de lo mas insondable que aparece en cualquier esquina de una vida rutinaria..como cuando las sillas se convierten en árboles frondosos y si no te pones en el sitio adecuado no lo ves, jeje

Es verdad que hoy me siento mas viva...que dure!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Toni -

Creo que todos tenemos experiencias con esas señales. Y estoy seguro de que si no atendemos a ellas es porque no son noticia, ni graciosas, ni sexis... Y claro no las podemos utilizar para exibirnos o mejorar nuestra social. Pero lo curioso es que nos afecta, y mucho, queramos reconocerlo o no. Pues esas señales son las que marcan las relaciones personales. Porque en el fondo todos somos sensibles a esas señales, y nos impresionan las personas a las que no se le escapan. Tanto que los consideramos gurus, sabios, hombres santos...

Sir Archibald Rosenkrutz -

Me caí

limoncello -

pues chico de haberte caído no hubiera disfrutado de tu cínica presencia aqui...

besote
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sir Archibald Rosenkrutz -

En el pasado hubo una señal en mi vida. Una señal que, cosas del destino, no advertí, siendo tan nítida y evidente. Y todavía hoy me arrepiento de ello más que de cualquier otra cosa. La señal decía tal que así: Zanja Profunda a 20 m.

loreto -

Al mediodía voy al Corral, en la calle ladrillar. Va Ana también. Te apuntas?

Un beso

limoncello -

lore, me refiero a esos momentos de sentirse conectada...y eso siempre es positivo.

te daré el regalito en otra ocasión, que vamos a hacer...

loreto -

En mi caso particular a he de tener cuidado con lo que capto de las señales porque a veces las bicoteamos para que nos digan aquello que queremos oír pero que no debemos escuchar de ningún modo...

Ayer no te llamé porque se me pasó entre una cosa y otra.

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres