Blogia
Limoncello

La isla del pescado

La isla del pescado

En medio del salar mas grandel mundo, muy al sur de Bolivia y cuando una va en jeep cegada por el sol que desprenden todos esos kilómetros y kilómetros de sal aparace como en una visión mágica esta isla. La isla del pescado, con base de coral y coronada por muchísimos de los denominados allá cardones. Es insólito toda esa espuma blanca infinita y poder otearla en su infinitud rodeada de espinas desde el punto mas alto de la isla. Allí me encontré con una chica catalana que vendía macramé y que ha inspirado uno de los personajes, Laura, de mi intento de novelita actual. Y allí conocí a Gustavo, un sevillano que hace unas fotos espectaculares y que luego retomamos paseos, fotos y conversaciones primero en la laguna colorada y luego en San Pedro de Atacama, Chile. Gustavo es un tio muy concienciado y forma parte de una plataforma de personas que denuncian verdades sobre nuestra ciudad, principalmente defendiendo a los sin techo. Nos os perdais su blog www.vocesasociacion.blogspot.com Y encima tiene unas fotos que merecen la pena.

Hay que ver lo que dio de si la isla del pescado...aunque yo no vi ninguno.

Agosto 2006, Bolivia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

LaMer -

No he podido evitar meterme en tu blog a partir del Tukaneando. Es increíble, Sevilla es un pañuelo. Yo he estado este verano de voluntaria en Bolivia y estuve en el salar, en la isla del pescado. Como comprenderás, cuando he visto la foto del salar, no he podido más que leerlo y de pronto aparece voces para la exclusión social y las personas sin hogar.... Increíble, yo soy voluntaria con las personas sin hogar y conozco la asociación pero no sé muy bien quién es Gustavo... De verdad, estoy muy sorprendida por la cadena de coincidencias..
Un abrazo y espero que te gustara el salar y ese increíble país.

Javi -

Como te decía al teléfono, me encanta tu blog, y aunque me dices que está muy primario, sé que lo irás llenando de pequeñas y grandes maravillas. He de reconocerte que siento cierta envidia de tus experiencias en los maravillosos viajes que realizas y que plasmas con tanta pasión sobre el papel. Bueno, todo se andará. Mi proyecto de vida está muy ligado a los viajes también. Te veré prontito, y mientras tanto recibe un beso y un abrazo con sabor a Iruya.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres