Blogia
Limoncello

Hombres y Mujeres

Al final y tras varias sesiones de intercambio de opiniones tanto con personas del mismo sexo como del contrario sobre variada casuística de las relaciones de chicos y chicas de treinta y tantos, una llega a la conclusión que no existe eso de “la espantada masculina”, al menos en los términos en que lo planteamos las féminas. Si comienzas la deliciosa aventura de conocer a alguien que te gusta, pues corres el riesgo de que no funcione, y ese riesgo aumenta exponencialmente con la edad . Las mujeres en este caso somos tendentes a analizar la cuestión de forma minuciosa y dándole vueltas desde nuestro enfoque, que si tiene miedo, que si te ha interpretado de forma incorrecta lo que has dicho o hecho, que se ha montado una fantasía en la cabeza respecto al compromiso que tu ni te has planteado, que si tal y que si cual. Yo en definitiva creo que esta cuestión se zanja afirmando que tal espantada no existe y que si el tio se larga, o tu lo largas anticipándote no se sabe  que abrupto desenlace y se acaba fastidiando igual,  lo de menos es saber todos los pormenores de su mente consciente/inconsciente, sino que simplemente NO LE GUSTAS LO SUFICIENTE. Esto cuesta admitirlo, esto nos cuesta admitirlo, y en mi caso reconozco que me cuesta ya que tengo el ego muy reforzado a los largo de los años, pero es mejor aceptar que hay mucha gente a la que podemos no gustar. Pero una vez asumido, una se libra de pensamientos recurrentes y su vida continua donde estaba antes sin traumas . A pesar de esto tampoco hay que equivocarse porque muchos de ellos disfrazados de lobos, resulta que se comen mas el coco y te dan mil vueltas en ese sentido, y de eso te das cuenta un tiempo después. Y como su conducta es aparentemente impecable y no delata nada sobre todo al principio, pues se libran de la etiqueta. Menudo chollo cuando te favorecen los clichés. En ese sentido ellos juegan con ventaja.

 

Pero a veces es agotador tratar en este mar de los solteros/as porque las mujeres nos reforzamos unas a otras, y los hombres imagino que también. Así que en esta ocasión me he puesto a hablar con amigos (que son mayoría respecto a mis amigas con diferencia), y la verdad, me ha resultado divertido y sobre todo esclarecedor. Y es que después de un largo recorrido de descripciones de una situación y sus múltiples variantes, el amigo va y dice “ Te llamará porque quiere follar, le gustas, pero de algo mas yo que se”. Sin embargo si se lo cuentas a una amiga, te suele decir que el chaval tiene miedo porque eres una tia independiente, fuerte y no se cuantas mas chorradas y que no se atreve contigo, o peor, te programa de forma secuenciada las actitudes-acciones que debes asumir a partir de ahora para que el hombre se de cuenta que eres la mujer de su vida. Y tú te quedas de piedra aunque te partas de la risa, y te vuelves a tu casa con la convicción de que debes volver a resolver tus temas como antes, es decir, sola y no hacer consultas nunca más. Y si las vuelvo a hacer mejor preguntar al género masculino que me dirá la verdad cruda y desnuda pero será eficaz porque conoce a sus congéneres y sus conductas mejor que tu.

 

Lo malo de todo esto es que cuando te pregunta una amiga (y últimamente me han preguntado algunas) caes en los mismos preconceptos y para consolarla aunque deberías ser sincera y decir “Yo veo claramente que debes pasar a otra cosa porque el tio no está interesado”, va y le das rodeos a la cuestión y la animas a intentar alguna cosilla más. Pero admito que solo lo he hecho una vez y no repito, que luego una no puede dormir bien, y menos con este frío helado que se nos ha echado encima y por el cual en vez de salir escribo estos post tan largos. Este instinto de amortiguador que tenemos las mujeres es un terrible defecto que deberíamos ir eliminando, el complejo de madres, de cuidadoras de inseguridades ajenas, como cuando les decimos que ha estado bien cuando en realidad nos gustaría sugerirles otro ritmo y otra forma de acariciar y lo vamos posponiendo para cuando haya mas confianza (lo malo es cuando el intento de conocer al otro dura menos que un caramelo en un cole , te quedas con la miel en los labios), y mientras tanto nosotras jodidas, y no precisamente contentas como dice la canción. Pero es que tenemos una idea de que el ego masculino en cuanto a la sexualidad es muy frágil y nos pasamos la vida creando (algunos, solo algunos) super hombres que afirman que todas las chicas con las que han estado están super satisfechas. Y cuando les preguntas que cómo lo saben pues estos “algunos” te afirman con una seguridad aplastante que se lo han dicho ellas, y es cuando la mandíbula se te encaja y le cuesta volver a su lugar. Y es cuando decides que vivimos en una realidad tan subjetiva que asusta como la especie se ha propagado a pesar de ello.

 

Si parezco una cínica, de veras que no lo soy, todo lo contrario. Adoro a los hombres, y he tenido una suerte gigantesca en ese sentido, pero llevo una rachita complicada que a veces me da la sensación de que ya no tiene vuelta atrás hasta que cumpla los 40, y será entonces que me volveré etérea y todo será una burbuja de posibilidades  y placeres infinitos donde pasaré de todo a lo Maruja Torres. Y aún quedan algunos años para eso así que hoy tengo un día “rojo” pensando en todo lo que tengo que esperar para volver a flipar dos días seguidos en posición horizontal con un hombre y donde el aire se llene de sensualidad, risas, ternura y juegos por todas partes sin mas pretensión que prolongarlo hasta que dure la magia. Hoy día tengo que reconocer que me cuesta verme en una relación estable por muchas razones como las expuestas hasta ahora y otras tantas, aunque en mi espíritu contradictorio lo esté deseando. Y por eso lo hombres, “algunos” piensan que somos complicadas, y con razón. Pero ellos también nos adoran, seguro.

 

Recomiendo “Antes que anochezca” peliculas que como pocas y sin romanticismos trasnochados desmonta todo lo afirmado hasta hora y te reconcilia con la magia y la conexión entre hombre y mujer.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

limoncello -

besos javier.

Al final de lo que se trata el post es que la vida es muy corta, simplifiquemos pues las cosas, y abramanos a las experiencias. NO se trata de decirle a alguien te quiero (uff, eso es fuerte y tiene que pasar tiempo al menos en mi caso), se trata de , si existe feeling, entregarse junto a alguien que se entrega en ese momento, nada mas. El futuro es una paranoia.

Yo lo he vivido hace poco, precisamente el día del elephant, y es genial a pesar de que ya no lo voy a ver mas ni espero verlo, fue grandioso.

Javier -

Siempre he propuesto que se celebre un congreso en la ONU con el único tema de las relaciones entre hombres y mujeres: los miedos, los malentendidos, las expectativas, los deseos. Crear un nuevo modelo afectivo, igual que pretenden crearnos un nuevo modelo de capitalismo. ¿No hay una tremenda crisis en ambos frentes? También creo que las relaciones son, como diría Woody Allen, como todo lo demás. Es decir: que nada se comprende. Dejamos, nos dejan. Soñamos con tener pareja, deseamos librarnos de ella. Nos equivocamos. Se equivocan por nosotros. No creo que haya que buscar razones cuando a uno lo dejan, sino aceptar la complejidad de todo, lo azaroso, lo milagroso que resulta que algo cuaje. Es una pena que tampoco sepamos disfrutar del todo de los palitos de marisco que la vida nos ofrece como sucedáneos del amor verdadero. Que el sexo sin declaraciones de amor deje tristes manchas sobre las sábanas. Que los solitarios no puedan bendecirse mutuamente con otros flujos. Que nos sintamos culpables. Que temamos decepcionar a otros. Que haya tantas cosas que nos paralicen. La vi a usted hace unos días en el Elephant. Le sentaban bien las coletas. No es infrecuente que me encuentre con usted, por teléfono o en persona, y me haga algunas preguntas parecidas a las que usted plantea. Espero que toda “esta idiotez” (ahora te cito) de las fiestas te sea leve. Seguramente yo no haya sido de las cosas buenas del año para usted, y lo siento. Cuídese

tukán -

...ya veo que hay temas que nunca se acaban... aún así, me parece que lo tienes bastante claro desde hace algún tiempo... lástima no haber podido charlar estas cosas esta mañana con un café y una tostada...

besos

Toni -

Hola sevillana guapa!
Uff! Qué divertido e interesante a la vez! La verdad es que este tema nunca defrauda, al igual que tu prosa fresca e ingeniosa. Y es que tienes unos puntazos geniales, je je je. Uff! me ha encantado lo de la "espantá masculina" je, je, je. Aunque estoy de acuerdo contigo en que existe, pero qué se le va a hacer. Si queremos ser especiales y originales. O es mejor no ser tu mismo, o masa adolescente. Aunque tb podríamos... No hablar tanto y escuchar más. No emocionarnos y mostrarnos con tánto enfasis. No forzar la magia y esperar con paciencia y confianza a que surja. Y si no lo hace aceptarlo buenamente. Y tb es genial lo de la aceptación de que no le gustas lo suficiente! Y qué razón tienes... Uffff! el ego, el ego! que negativo y qué malas pasadas nos juega.
Pero lo mejor! Lo de las opiniones de tios y tias, ¡eso si que es genial! Lo de ¡te llamará porque quiere follar! pues si y pq no si es lo que quieren que lo digan y si ellas quieren otra cosa que lo digan, y luego está el ponerse de acuerdo y ceder para que todos esten contentos. O... no, pq si no esto parecería una negociación del convenio colectivo y no un conocerse, no?
Uyyyyyy!!!!!! y lo de la fragilidad del ego masculino... Con la iglesia hemos topado amigo Sancho. Mujer! Se puede, se debe de decir, pero la cuestión está en el como. Ahí hay que poner mucho tacto, pero claro que ay que decirlo, aunque sólo sea para que aprendamos que cada mujer es un mundo y que no vale la misma receta para todas, sino que hay que adaptarla e incluso cambiarla. Que hay que observar, escuchar, descubrir lo que gusta y como gusta. Pero tb vosotras. Y bueno tb estáel tener paciencia y confianza para alcanzar la conexión, pues hay veces que tarda en encontrarse, y la culpa no es de ninguno de los dos, ¿no? Porque tb está el comentario femenino de que los anteriores siempre lo han hecho como lo tenían que hacer.
Pero lo mejor es lo de la rachita, je, je, je. Pues eso si que es cierto, pero tb con las buenas, pues cuando pillas una buena como es mi caso, uffff!!! todo sale a pedir de boca. O quizá no sea tan cierto ¿no? pues yo antes de esta, tuve una racha mala actué cambiando algunas cositas mías y ahora estoy en una racha buena. Uy! eso va ser que no, que está en nosotros, ¿no crees?
Un abrazote de esos que duran y vienen acompañados de paz, silencio, caricias, suspiros...

el edredón -

Bonito tema el que tratas, esto solo es una breve introducción.
Tengo alguna experiencia en el tema, y aunque he estando en los dos lados, normalmente soy yo el que salgo pitando, la verdad es que cuando veo que ella no lleva el mismo ritmo que yo o se está enamorando demasiado (si esto se puede decir así) suelo desaparecer sin más, me como el coco, no sé si por la mentalidad católica y sus culpabilidades o yo que sé, supongo que en general la chica en cuestión o no me gusta demasiado o no cumple con lo que busco o deseo, también está el miedo al compromiso, y que según maduramos nos hacemos mas pejigueras, tisquismisquis.
Sin extenderme demasiado te diré que en general creo que a los hombres nos interesa el sexo y el sexo por el sexo y esto lo disfrazamos con diversas artimañas, y no por ello nos dejamos de vestir con nuestras mejores galas y dependiendo del momento ser tierno, fuerte, suave, duro, pasional, indiferente, planificado o espontaneo, etc.
Creo que en general todos queremos querer y que nos quieran, si vale de consuelo las parejas ya constituidas como tales formalmente tienen también su problemática y casi siempre nos envidian.
Creo que en las relaciones puede haber problemas si existe un desequilibrio en los sentimientos que nos dominan y que no podemos o queremos racionalizar, queremos además unir mentes que a veces parece que están en planetas separados y nosotros ¡ala¡ a empeñarnos en ser uno, mejor caminar juntos acompasados con nuestros ritmos pero con la misma canción de fondo.

Continuará...

limoncello -

Gio : para nada tengo ese lado masculino, soy una sentimental, aunque intento ser cada vez mas práctica y esconder el osito para que no se dañe . Y cuando digo dos días en posición horizontal me refiero sintiendo algo, sintiendo complicidad, aunque luego las cosas se compliquen y no duren, pero quiero vivir eso, la apertura en el presente con otra persona. Pero hoy día esto es complejo.

Rita, cielo, es cierto que tenemos que escucharlos mas a ellos y tratar de simplificar las cosas, si no están locos por verte, es que no estan locos por ti. Si luego hay otras explicaciones que seguro que las hay que vayan al divan, pero que no nos mareen no?? No entremos en el juego de los hombres inmaduros, que quieren pero no quieren...luego están los que de verdad quieren quererte el tiempo que dure, hay que ir a por ellos no??.

muchos besos

RRock -

Querida vecina. Al leer tu post me ha entrado primero un ataque de risa recordando nuestras ultimas conversaciones en la escalera. Pero luego, suspiro y te digo que a pesar de los años, ya los prejuicios y estereotipos fuera, no acabo de entender la complejidad de la relación hombre- mujer. Lo cual es una pena. Lo unico que tengo claro es que no voy a cambiar mi actitud por ello.

Me ha gustado mucho la claridad de tus palabras. Bso

Gio -

Me gustó ese cierre de "reconciliar la magia y la conexión entre hombre y mujer".

Se nota por tu post que eres una mujer muy madura. Que has ido dejando atrás los estereotipos, que sirven bien a los adolescentes y estorban tanto conforme envejecemos.

Yo mismo estoy cerca ya de los 40 y me identifiqué mucho con tus pensamientos. Una nueva relación ahora mismo no es lo que busco. Por un lado me entusiasma embriagarme de nuevo en aquellos efluvios del enamoramiento, pero la triste verdad es que también estoy un poco cansado de ellos.

Quizá tú eres una de esas mujeres a las que sus amigas etiquetan como "de mentalidad masculina" pues eres directa y sabes reconocer el sexo de una verdadera relación. En eso llevas ventaja. Yo en cambio tiendo a una cierta "mentalidad femenina" que me complica mucho llegar a la cama con alguien si no tengo una relación afectiva. Llámale culpa, sentimentalismo, parafilia, caballerosidad o whatever.

En efecto, asombra mucho, visto hacia atrás, el éxito de nuestra especie, cuando examinas la complejidad de las relaciones, pero también es cierto que somos nosotros mismos los que las hemos ido complicando con el tiempo.

Vivan los 40! Me debes un vino cuando el sol sea más amable en tu tierra...

Gio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres